Inicio

14 oct. 2009

La CEOE tiene un problema:Gerardo Díaz Ferrán. Los españoles tenemos dos: Díaz Ferran y la CEOE.

Desde febrero de 2007 que Gerardo Díaz Ferrán accedió a la Presidencia de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales los patrones de patrones no han parado en perder credibilidad y legitimidad social al enrocarse en propuestas ultra neoliberales que van a la yugular directamente contra los intereses de los derechos de los trabajadores, pensionistas, jubilados, parados y contra todo lo que representa al sector público, sea la sanidad, la educación, etc., o directamente contra todo el colectivo de funcionarios de la Administración pública, en definitiva, en contra de la mayoría de la sociedad, que son los que más mal lo están pasando con la crisis que ellos nos han traído, por su avaricia desmedida y descontrolada y que encima tiene el desparpajo que quieren que esa mayoría social paguemos más sacrificios, sacrificios sin que ellos propongan contraprestaciones a cambio de las pérdidas de derechos, todo lo contrario. Desde el primer día que comenzó a dirigir Díaz Ferrán la CEOE ya se pudo comprobar cuál era su principal objetivo, que no es otro que la imposición de un modelo social neocons para favorecer más a las clases más pudientes de la sociedad, de ahí que su primera declaración en plan triunfal reforzado por la hipotética buena salud de la economía fuera qué: “La mejor empresa pública es la que no existe” y remató la faena abogando por la privatización de todos los servicios públicos. Pero claro, esto lo hacía cuando la burbuja especulativa estaba en la cresta de la ola bursátil y financiera y la bonanza económica parecía que no tendría fin, por lo que el patrón de patronos convenció a sus socios que estaban a las puertas de ganar la lucha final y les hizo creer que con esto tendrían la clave para acabar de dar la puntilla a cualquier crítica o resistencia sindical o de la izquierda alternativa, que incluso el PsoE no tendría más remedio que aceptar a pies juntillas sus pretensiones, y presto se puso en campaña vendiendo a la sociedad que lo único que funciona es el sector privado y que el sector público es un lastre mantenido con los impuestos de todos los ciudadanos, y que la mayoría de estos impuestos solo van a sufragar a parásitos que se aprovechan de las prestaciones y ayudas asistenciales del Estado. Algo que visto lo visto el fracaso de las recetas neoliberales y de cómo se han tenido que tragar su ideario de más mercado y menos estado no solo no provocó una rectificaron, ni tan siquiera pidieron perdón, ni asumieron que se equivocaron, y cuando las entidades financieras y transnacionales vieron multiplicadas sus ayudas por cientos de miles de millones, para esto, la CEOE tiene un diccionario “B” donde la palabra parásito viene calificada dependiendo del estatus social del que se proviene. Y si pudiera quedar alguna duda de cómo se adapta al medio el Presidente de la CEOE, vemos como un día ejerce de camaleón (igual un día se levanta “ultraneocon” y más papista que la fábrica de ideas de la Escuela de Chicago) y al día siguiente como la viuda negra (socialista de toda la vida) sino no me explico cómo se puede pasar tan rápidamente de la prepotencia y la arrogancia chulesca, a la prudencia y al buen rollito con el Gobierno bajando el listón de sus pretensiones, y de sus declaraciones incendiarias defendiendo el capitalismo más brutal con sus loas al libre mercado sin controles ni regulaciones gubernamentales, pasando a defender un “Inciso Temporal” en la economía de mercado, para aceptar que el Gobierno interviniera en la economía y los mercados inyectando ayudas económicas y avales, aceptando, antes no, ahora sí, que el Estado dado la gravedad de la situación de crisis creada por el sector privado ejerciera con medidas “socializantes” (socializando las perdidas del sector privado, por supuesto) el papel principal y fundamental en la economía y en los mercados. ¿Que cambió en Díaz Ferrán para que en vez de dimitir, se cambiara de chaqueta? Seguramente no tuvo más remedio que recular en el momento que se le desmontaba el discurso neoliberal ante la evidencia, y si bien no lo admitía (ni lo admite) su fracaso como empresario con los gravísimos problemas financieros y de liquidez de sus propias empresas le dejaba sin credibilidad ni legitimidad. Y mientras la crisis se recrudecía y con ello los problemas de las empresas de Díaz Ferrán se agudizaba, se dedicó a lanzar loas a las propuestas de ayudas al sector financiero del Gobierno y no paró de coincidir en actos con el Presidente del Gobierno y ministros del ramo (supongo que entre actos y actos le daría tiempo al responsable de la CEOE de ir comentando a los respectivos ministros, como el que no quiere la cosa, la oportunidad que de las partidas tan generosas del dinero público que les estaba dando Zapatero, se destinaran a ayudas “especificas” para empresas del sector privado, que qué casualidad, son las que él tiene intereses empresariales y familiares, pues tiene metida a toda la familia en el negocio) entre tanta devoción por la causa socialista al patrón de patrones todavía le dio tiempo a montar un pollo con los sindicatos a cuenta del despido libre, pues no se le ocurrió nada más que pedir a cara de perro el despido gratuito y sin tutela judicial, mientras despedía con una indemnización supermillonaria al Secretario General de la CEOE (Juan José Jiménez Aguilar) cuya cuantía se elevó a 1 9 millones de euros, al tiempo que se negaba a prorrogar los convenios colectivos del 2009 alegando la bajada de inflación que se empezó a dar muy avanzado el año, obviando que desde enero de 2009 hasta que empezó a hipotéticamente bajar la inflación se estaba soportando más del +4%. ¿Cómo es posible que el máximo dirigente de la patronal (y no nos olvidemos que de los banqueros también) todavía “hoy” este al frente de la CEOE? ¿Cómo es posible que no haya nadie en la CEOE con dos dedos de frente que se dé cuenta que éste sujeto tiene que desaparecer de la CEOE.? Un sujeto que se está aprovechando de su cargo para sacar beneficio personal y empresarial, y que si nadie lo remedia, va a arrastrar a todos los empresarios que secunden su temeraria apuesta por la confrontación contra los trabajadores a un callejón sin salida y que les puede costar muy caro en términos de pérdidas económicas por las huelgas, además de romper la “Paz Laboral” con lo que entraríamos en una espiral de estallidos sociales al radicalizarse las posturas sindicales para dar satisfacción a las exigencias legítimas de los trabajadores. Yo que quieren que les diga, sinceramente que no solo Díaz Ferrán está fuera de la realidad, sino todos los que asisten desde sus filas a esta demencial deriva de alguien que está fuera de la realidad acuciado de problemas económicos y empresariales y no hacen nada para evitarlo, y si lo dicho no fuera suficiente para “calificar” (descalificar ya lo hace él solo) al Presidente de la patronal, supongo que de nada serviría que se diga que cómo es posible que nadie se fie de alguien que en medio de una negociación crucial para el País entre Gobierno, Sindicatos y Patronal se permite la licencia de entrevistarse con un líder del Pp que está encantado viviendo en la eterna confrontación, y que acto seguido y sin mediar aviso, suba el listón de sus pretensiones pidiendo más recortes de derechos y más beneficios patronales. Un elemento que hoy dice una cosa y mañana la contraria de principio ya no es muy de fiar, si le añadimos que no vacila (pero nos vacila) ni en avergonzarse ni arrugarse de sus contradicciones, que tiene un currículo como empresario pésimo, que tiene a las empresas casi en quiebra, que incumple la legislación laboral adeudando salarios de los trabajadores, que ha convertido a su empresa en una caza de brujas contra el que ose quejarse, que tiene dictado un embargo en EEUU por un juez acusado de no pagar el leasing de un avión, y que le costó aprovisionar 1,2 millones de dólares para hacer frente a ese embargo, y que se permitió el lujo de donar 250 mil euros para la doble campaña electoral del Pp de Madrid donde la lideresa Esperanza ganó por puntos en el segundo asalto, pues el primero lo perdió electoralmente pero lo neutralizó gracias al Tamayazo. Ya puestos a presenciar despropósitos, lo último sería que Díez Ferrán estuviera relacionado con la Trama de corrupción del Pp y la CEOE en pleno le ovacionara, sería lo último ¿o no.?

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails