Inicio

8 oct. 2009

Afganistán, una guerra suicida

Afganistán, una guerra suicida. El soldado Cristo Ancor Cabello perdía la vida cuando le estalló una mina anticarro bajo el blindado BMR que conducía, le acompañaban cinco soldados que resultaron heridos leves, vaya desde aquí mi más sentido pésame a familiares y allegados, y mis deseos por la pronta recuperación de los heridos. Desde que los soldados españoles intervienen en Afganistán son ya 88 los militares muertos en esta misión que de paz no tiene nada y de humanitaria tiene menos. El Gobierno por mediación de la ex- Alcaldesa de Esplugas de Llobregat sigue enrocado en su apuesta por aparecer como la octava potencia del mundo y cuya estrategia pasa por vender a la opinión pública la necesidad de nuestra presencia en guerras preventivas de dudosa legalidad, y que lo que realmente esconden son los intereses del dominio geoestratégico de EEUU y sobre todo la sumisión de Zapatero que cambió los cromos de Irak por los de Afganistán para terminar así con la indiferencia y ninguneo al que le tenía sometido la administración USA, una prueba más de cómo entienden el pragmatismo estos chicos del PsoE. Hoy, a diferencia de las masivas manifestaciones al calor del ¡No a la guerra! que propició (junto al atentado de los terroristas islamistas en Madrid) el cambio de Gobierno ( cambio que visto lo visto lo único que consiguió fue poder cumplir una demanda electoral pero que solo significó cambiar el escenario, darle la vuelta al desastre al que nos llevó el Gobierno Aznar para meternos más en el desastre y suicidio de la guerra afgana) no parece que en el corto plazo se vayan a conformar grandes manifestaciones que puedan intentar presionar para que nuestros soldados vuelvan a casa. Nos encontramos con una opinión pública acrítica gracias a que el PsoE ha logrado desactivar con ayuda de los más media toda posibilidad de crear una contestación organizada y masiva a su doble juego, a su doble moral y su doble ética, y curiosamente con una oposición que en todo está a cara de perro, pero que en esta cuestión solo critica con la boca pequeña y para buscar comparaciones favorables a su cabezonería asesina de la guerra justa de Irak, y nos encontramos igualmente a dos partidos mayoritarios que representan a la mayoría del voto ciudadano en el Parlamento, lo que me hace reflexionar que solo en caso que la guerra se recrudezca y lleguemos a contar los féretros por docenas será cuándo la ciudadanía despierte y se comience a escuchar el clamor popular de la retirada de las tropas españolas. Yo como ciudadano español apelo a que no tengamos que llegar al extremo que es un tópico en nuestro País, a saber: Hasta que no matan a alguien, no se pone el semáforo. Demos luz verde a nuestras conciencias y enseñémosle al Gobierno de Zapatero la tarjeta roja, es hora de exigir que nuestro Gobierno cumpla la ley, ningún soldado fuera de nuestras fronteras que no sea solo y exclusivamente en misiones de Paz y siempre dentro de las resoluciones de la ONU y como cascos azules. El martes 13 de octubre el Pleno del Congreso debatirá una moción de IU para que las tropas españolas tengan un calendario de retirada antes del 31 de diciembre, pásalo, ese día todos a la calle para exigir que nuestras tropas celebren las uvas en España

2 comentarios:

rafa hortaleza dijo...

buena entrada.

Nicolás Durán dijo...

Gracias, rafa, lo que está haciendo el PsoE en Afganistán no tiene nombre, bueno sí, el pago del peaje para que el amo le deje lamerle los "Zapatos"

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails