Inicio

6 jul. 2011

Exige el fin de las redadas racistas en España

Pido a los que me lean que firmen la petición de "Actuable" donde se exige que se ponga fin a las redadas racistas de la policía en España. Lo voy hacer convencido, porque pienso que esconder la cabeza, mirar para otro lado o minimizar el problema solo conduce a que este se incremente, y para ello además de insertar la petición y el widget quiero contar una experiencia personal donde por desgracia asistí a una de estas redadas que el Gobierno niega que se estén realizando.

Yo he presenciado en directo como dos policías de paisano se apostaron en el metro de Cornellá Centre (Linea 5) y dos más que no intervenían alejados unos metros y en lugar discreto haciéndose pasar por ciudadanos normales que estaban por allí, durante casi dos horas se pasaron hostigando (literalmente) a todas las personas de otras razas (especialmente se cebaban con los de aspecto sudamericanos y árabes) que querían entrar o salir por la boca del metro.

Fue en la campaña electoral de las municipales, habíamos montado varios compañeros de ICV-EUiA una carpa junto a la boca del metro, y como apuntaba, nos sorprendió que dos policías abordaban agresivamente y de sopetón a cuanto inmigrante se encontraban, incluso a algunos migrantes les dejaban alejarse unos metros para inmediatamente después y por la espalda abordarlos de sopetón con malos modos y solo enseñando la placa a quienes se lo requerían. Al principio pensábamos que estaban buscando a alguien en concreto y por la faena que se nos acumulaba (la estación del metro de Cornellá Centre enlaza con el TRAMBAIX y la RENFE y cada minuto entraban y salían riadas de gente) no le prestamos más atención que entre reparto y reparto de propaganda hacer algún comentario sospechoso, pero visto su reiterada forma de actuar agresiva y selectiva  nos dimos cuenta que su misión, su objetivo era ir a la caza del diferente, con el agravante de la provocación que nos estaban dispensando. ¿Que hacían unos policías actuando de ese modo a escasos metros de una carpa de ICV-EUiA y en plena campaña electoral? Me hago esta pregunta porque no se puede obviar que Alfredo Pérez Rubalcaba (Alfredo de ahora en adelante para los españoles según él) era y és, el ministro de la policía y estábamos en campaña de las municipales, y me mosquea y me preocupa que el Gobierno por ganar algunos votos se quiera aprovechar que el Pp y la ultraderecha mueva el árbol para que ellos recojan las nueces. 

Pero la historia no acabó aquí. En una de las ocasiones que estos funcionarios, que a veces da la impresión que cumplen según que ordenes con un subidón de productividad que no lo superan ni los chinos, una joven sudamericana se asustó y temblorosa y sin dejar de gritar y pedir ayuda a diestro y siniestro les decía a los policías mientras intentaba alejarse de ellos que en una ocasión le habían atracado utilizando la estratagema de hacerse pasar por policías, el policía le seguía gritando y agarrándola por el brazo amenazándola con llevarla a comisaría si se negaba a identificarse, una negación que podría ser lógica por cualquier ciudadano que nos encontráramos en esta situación  pues las pintas de los policías ¿secretas? unido a su personal manera de ejercer su profesión, es decir, desprecio absoluto a la profesión de servidor público, se prestaba sin lugar a dudas a ello. Y más por el aspecto desaliñado y grotesco de uno de los policías, sorprendentemente más bajo que yo (1´70) que rondaba los 60 años, calvo con un zarcillo con algo que parecía un gran diamante, delgado pero con barriga cervecera y barba de una semana, tejanos envejecidos (aunque parecían sucios) y una camisa negra por fuera de los pantalones y para rematar con los dos botones de abajo desabrochados, en fin, que en vez de darles la documentación estaban para como intentaba hacer la atemorizada joven sudamericana, salir corriendo y pidiendo ayuda sin dudarlo a la policía, pero a la de verdad, a la que que está para servir al ciudadano y no esta, que es usada política, peligrosa y por supuesto erróneamente como gasolina para apagar los fuegos racistas que la ultraderecha reconocida en general y el Pp en particular han ido (y están) esparciendo.

Cuándo esto estaba sucediendo le comenté a uno de mis compañeros que iba a acercarme para interesarme por la ciudadana y cuando estaba a menos de un metro el policía más joven (que si bien no era tan agresivo, si que dejaba complacido que su compañero lo fuera) se me puso delante y me dijo que circulara utilizando el típico: aquí no hay nada que ver, y me desplazó hacía atrás, el espectáculo fue brutal, denigrante. Cuando vi que la joven al final abría el bolso para darle la documentación, opte por echarme unos metros hacía atrás pues me acordé que llevaba una cámara de fotos en mi macuto. Cuando le había hecho unas cuantas fotos y me disponía a guardar la cámara (pensé no me habían visto pero uno de los que no intervenían le hizo unas señas al policía joven) se me acercó y sin identificarse, me exigía a que le entregara la cámara, por descontado amenazándome que de no hacerlo me la quitaría igualmente y me denunciaría. Le pregunté porqué quería mi cámara y me dijo que por las fotos que yo acaba de hacer y de seguida me preguntó que había fotografiado, a lo que le conteste: que un espacio público, me replicó que debía borrar las fotos y me exigió que se las enseñará, lo que acepte pensando en que la cosa al final no acabará donde y como el policía me quería, en comisaria y denunciado. 

Me hizo borrar todas, y mientras lo hacía me preguntó que porqué actuaba así, le contesté que me parecía un abuso de autoridad y una aberración lo que estaban haciendo, a lo que me contestó que cumplían con su obligación, le repliqué que al margen de no estar de acuerdo, hay maneras y maneras. Una vez conseguido su propósito se unió al otro policía que por cierto cuando la migrante le mostró la documentación en regla en vez de disculparse se despidió como había empezado gritando y con un agrio y despectivo: ¡VETE YA!  y después de conversar unos segundos entre los dos, se fueron al coche camuflado, hablaron con su central, se metieron en él y pasando delante de nuestra carpa con una sonrisa más falsa que un euro de Franco nos saludaron con la mano.

Hoy, tengo que reconocer que me arrepiento de no haber acabado en la comisaria asumiendo todas las consecuencias y denunciando la doble moral del gobierno y a los indeseables que confunden la ley, con que ellos son la ley.

Identificacion by andrés rueda


Exige el fin de las redadas racistas en España
Personas migrantes son criminalizadas diariamente en nuestro país simplemente por sus rasgos raciales.

Vecinos y vecinas del barrio madrileño de Lavapiés lograron ayer una importante victoria al parar una redada racista ilegal. Más de 100 personas se movilizaron para defender los derechos de una persona migrante, obligando a la policía a retirarse y evitando así que se cometiera una nueve injusticia que el Gobierno se niega a reconocer. Aún quedan muchos casos invisibles por salir a la luz.

¡Pidamos más fuerte que nunca el fin de las redadas racistas! Difunde y comparte para que ningún ser humano se sienta ilegal.

Más info:
Vecinos de Lavapiés paran una redada racista y expulsan a la policía del barrio

Si logramos una respuesta clara del Ministerio de Interior sobre estos controles de identificación ilegales, ayudaremos a que muchas personas puedan pasear tranquilamente por sus barrios sin miedo a que les pare la policía simplemente por sus rasgos físicos, luchando de manera decidida contra el racismo en todas sus formas.

Las redadas policiales basadas en rasgos étnicos y raciales son usuales en los barrios con alta concentración de población migrante, lo cual constituye una violación flagrante de los derechos humanos. Aunque el Gobierno niegue su existencia, la propia ONU, a través del Comité para la Discriminación Racial, ha exigido “erradicar” estas actuaciones a las autoridades españolas.

Debemos hacer algo para acabar con esta política de acoso que provoca lacriminalización de personas por sus rasgos físicos. Es injustificable que defensores y defensoras de derechos humanos y profesionales de la información que documentan las redadas sean juzgados por faltas contra el orden público, mientras el Gobierno viola e ignora derechos fundamentales básicos.

¡Firma la carta si tú también quieres dejar de ver redadas racistas en España!.
AL FIRMAR LA PETICIÓN ESTARÁS ENVIANDO ESTA CARTA
DESTINATARIO: MINISTRO DE INTERIOR DE ESPAÑA - ALFREDO PÉREZ RUBALCABA

Excmo. Sr. Ministro,

Me dirijo a usted porque quiero denunciar las redadas racistas que se llevan a cabo en nuestro territorio y que ustedes se niegan a reconocer, pese a haber sido confirmadas recientemente por el Comité para la Discriminación Racial de la ONU, el cual ha exigido “erradicar los controles basados en perfiles étnicos y raciales” en España.

Hechos que han sido denunciados hasta la saciedad por innumerables organizaciones, asociaciones vecinales, abogados, juristas y hasta por el propio Sindicato Unificado de la Policía, y que violan varios derechos fundamentales de la Constitución española.

Al mismo tiempo me gustaría trasladar mi más sincera preocupación por la situación de defensores y defensoras de derechos humanos y profesionales de la información que han sido denunciados por tratar de documentar estas actuaciones policiales.

Exijo el reconocimiento, condena y erradicación de dichas redadas racistas como ya les ha reclamado el máximo organismo internacional.

Quedo a la espera de su respuesta,

Atentamente


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails