Inicio

14 nov. 2009

¿Primarias abiertas a todos los ciudadanos?

Pues yo no estoy de acuerdo. El Gran Wyoming se ha hecho eco de la propuesta que unos militantes de partidos de izquierdas (se ve que Don Ricardo -A sueldo de Moscú "http://www.asueldodemoscu.net/"- tiene buena y mucha influencia) han lanzado a propósito de pedir elecciones primarias en los partidos abiertas a todos los ciudadanos al margen de sus preferencias políticas, algo que a priori para mí supone un ataque directo a los afiliados y simpatizantes que trabajan por algo que creen y que es lo que al final proponen a “todos” los ciudadanos para que estos mediante el “sufragio universal” lo refrenden mediante el voto, es un ataque y devaluación del trabajo a lo que en definitiva es la columna vertebral de la organización, movimiento o partido, las personas que lo conforman y le dan vida. A continuación dejo mi aportación al debate que ha suscitado el artículo de Wyoming en su espacio habitual en el diario Público (http://blogs.publico.es/asuntosycuestiones/217/los-que-no-se-resignan/) y que lo pongo por si alguien quiere participar, pues está de lo más concurrido y animado: Dicen los que proclaman las primarias abiertas "para superar la actual forma de conformar las candidaturas" y con la participación de todos los ciudadanos, que de esta manera sería una oportunidad para generar confianza e ilusión imprescindibles para cambiar el rumbo en Madrid (supongo que esto sería extensible a todo el territorio nacional incluidas las autonomías donde Gobierna el PsoE) y yo no estoy para nada de acuerdo con el diagnostico y menos en la manera que proponen superarlo. Primero, porque sería una contradicción misma la existencia de los partidos, ya puestos a mirar el lado más democrático de participación y elección de dirigentes internos y candidatos institucionales que nos propone esta plataforma ¿por qué no buscar el lado radicalmente más democrático y barato? Se podría pedir el partido único con una única lista elegida en primarias por todos los ciudadanos y una vez elegidos, nos ahorramos las inútiles y costosas campañas electorales, incluidas las subvenciones gubernamentales. Segundo ¿Cómo alguien puede pedir que cualquiera pueda votar a cualquiera, incluidos candidatos no afiliados a dirigir su partido u organización, sin pensar en un momento que esto provocaría lo contrario de lo que se propone, sería la no participación ciudadana, la no afiliación, la no militancia, sería aupar a los que camuflados detrás del todos son iguales, en realidad son los que nunca están dispuestos al compromiso y el trabajo del día a día, sería encumbrar no a los más aptos, sino, a los más mediáticos, a los que contaran con el favor de los poderosos de turno, e incluso se podría dar la paradoja (aunque Miguel se extrañe) que intereses de toda índole ajenas al funcionamiento interno y a lo que representa y a quien representa un partido cambiara radicalmente gracias, por ejemplo, que votaran en tropel militantes o simpatizantes de algún partido mayoritario, o lo que es lo mismo, sería una opa hostil en toda regla. Yo considero que al margen que si que estoy de acuerdo en primarias abiertas a no militantes (sí a los afiliados y simpatizantes) que se debe de propiciar la participación de los ciudadanos, pero esto debe pasar por que estos ciudadanos se comprometan en la participación activa, es muy fácil criticar en el salón o en el bar o con los amigos. Tengo claro que el funcionamiento interno de los partidos está a años luz con lo democrático que debería ser pero cambiar esto es la tarea pendiente y donde todos deberíamos poner el empeño, exigiendo y reclamando transparencia, honestidad, pluralidad, donde desde el primero hasta el último de los afiliados y donde se pase de la teoría a que asuman y practiquen la democracia, donde los dirigentes y candidatos institucionales sean elegidos por su buen hacer y no por imposición mecaniza de las matemáticas de las mayorías que los imponen, etc., lo que no es de recibo es querer pasar como más democrático una propuesta que no es que sea utópica o difícil, es que sencillamente es incomprensible por surrealista y contradictoria. Al manifiesto solo le falta que recogiera la propuesta que a los que votaran en las primarias en el partido diferente al que al final fueran a votar, el voto se les llevara directamente a casa junto un vale para un restaurante donde se incluya café, copa y puro.

9 comentarios:

Don Ricardo dijo...

Oiga, ¿A mí por qué me mete en esto? ¿ME acusa de algo? ¿Puede demostrar algo?

Anónimo dijo...

Estimado Nicolás,

1) Eso de que la propuesta aludida sea "un ataque directo a los afiliados y simpatizantes" no es cierto. Ud se referirá a los afiliados/as y simpatizantes que no están de acuerdo con la alternativa, y prefieren mantener el sistema actual (por algo será, que ud no argumenta).
2) ¿Qué contradicción ve ud en que tras las listas electorales elaboradas por unos cuantos (de abajo arriba -los menos- y de arriba abajo -los más-) seamos los ciudadanos de a pie los que decidamos a quién votar: a quién, con nombre y apellidos, independientemente del carnet, y en el orden de prioridad que deseemos? ¿Qué contradicción hay entre esto y la democracia? No hay quién lo entienda. Lo que ud está dando a entender es que la democracia consiste en votar lo que otros "cocinan", y eso no se parece mucho a la democracia.
Miguel.

Nicolás Durán dijo...

Don Ricardo, le ruego acepte mis disculpas, mi intención no era que usted se lo tomara a mal, ha sido una metedura de pezuña hasta el fondo por mi parte. Mi intención fue, sinceramente, después de leer a algunos blogueros sobre este tema en el agregador de ILoveIU y dado que vi que apoyaba el manifiesto, utilizar su reconocido nombre por estas lindes para lo que yo creí que quedaría como una broma útil para que hubieran más entradas en mi blog, algo que si bien si ha sido así, pues se han doblado las visitas en solo tres días, está claro que desde luego el fin obtenido no justifica mis medios, mal sopesados y peor medidos, supongo no obstante (por darme un respiro en esta flagelación) que mi fallo ha sido el no haber dejado reseñado que mi intención era una broma, y más, dado mi opinión en contra (no de toda) de la propuesta y mi tono en como la he expuesto. Por eso pensé (y ahora usted me ha hecho caer del guindo) que más que disgustarle que lo eligiera como personaje cercano capaz de influir en el Gran Wyoming, se lo tomaría como un halago, como algo positivo. No se puede ni imaginar lo mal que me sabe esta situación.


Yo le leo asiduamente, Don Ricardo, disfrutando y estando de acuerdo en mucho de lo que usted escribe, e incluso le digo más, las primarias las veo interesantes, aunque no la comparta 100% por eso de que sea abierta a todos los ciudadanos al margen, entre otras cosillas, de su adscripción política, eso sí, le aseguro que pienso que quienes proponen éste manifiesto tienen toda la legitimidad de que sea tema de debate dentro de IU y que si se conformara una mayoría que hiciera posible que se aplicara, no me vería usted a mí haciendo ninguna guerra en particular al respecto.
Lo dicho, mil y un perdones y si usted lo tiene a bien, Don Ricardo, le ruego que esta entrada no me la tenga en cuenta negativamente, y si es su deseo, retiro mi reseña a su persona de la entrada.

Reciba un cordial Saludo.

Nicolás Durán dijo...

Miguel, es un ataque directo a afiliados y simpatizantes en tanto y en cuanto descalifica el trabajo de estos, pues al quedar todo lo relacionado a la organización y estructura interna de una organización en manos de lo que decida la voluntad de los votos de gentes de fuera con candidatos de fuera (que incluso pudieran llevar a cabo estrategias electorales para beneficiar a terceros partidos en liza) su trabajo las propuestas y sus ideas serían papel mojado. Hacer extensivo el voto a todos los ciudadanos sería terminar de convertir a los partidos en meras oficinas electorales, a la usanza de EEUU. Algo que yo no digo que no sea más menos democrático, simplemente no me gusta este sistema de elección, prefiero, y será porque vengo de la época donde la gente se comprometía, un partido democrático donde las gentes que lo forman lo dirijan democráticamente y debatiendo y proponiendo democráticamente expongan a la sociedad sus ideas para que ésta (ejerciendo su derecho a “participar” directa o indirectamente y democráticamente en cualquier partido que crea que le representa o simpatizar con él) ejerza su derecho natural al sufragio universal. Hay muchos condicionantes para que hoy por hoy sea inviable unas primarias barra libre total, la primera, que tenemos una oligarquía con mucho poder, tanto que hace del Psoe lo que quiere, la segunda, unos medios de comunicación parciales al servicio del apuntalamiento, mantenimiento, desarrollo e innovación del sistema capitalista que practican en un 90% lo contrario a la pluralidad retorciendo la veracidad y pasando opinión por información. De lo que sí que estaría de acuerdo aunque esto es otro debate, es en listas abiertas en las elecciones para que el ciudadano eligiera a los candidatos.

Está claro que la democracia no es algo uniforme que se pueda aplicar a todos los países por igual, ni todos los ciudadanos la sienten y la practican de la misma manera, yo entiendo que todos los ciudadanos y ciudadanas libre, plural e independientemente pueden optar a militar o simpatizar con Organizaciones, Movimientos Sociales o Partidos ¿o no? pero desde luego estos entes no podrían mantener la cocina y su trabajo sería baldío si se incitara a la no militancia como es el caso de las primarias abiertas a todos los ciudadanos. ¿Para qué militar o simpatizar, para qué trabajar, analizar y debatir, para qué cotizar, si después en unas primarias desde fuera te pueden tumbar todo tu trabajo e imponer a los dirigentes y candidatos?

Lo siento, pero los argumentos que he visto a favor de las primarias abiertas a todos me hacen decantar (por ahora y mientras no se me demuestren razones de peso) por un no.

Miguel dijo...

Yo no estoy de acuerdo en las primarias, tal y como se plantean, por una sencilla razón: creo firmemente que en el proceso de apertura de las organizaciones políticas a la sociedad deberían darse unos pasos antes que otros. Mientras los primeros pasos no se hayan dado (y que yo apunto en mi comentario en la página de Wyoming: asambleas abiertas, listas abiertas y desbloqueadas) no creo que sea bueno dar otros pasos.
Desconozco en profundidad el sistema de primarias USAco, ni si lo que los ciudadanos/as que lo piden en la Comunidad de Madrid se ciñe al mismo, más o menos. Lo que sí conozco es algo que, sonando parecido, no creo que guarde mucha relación: las asambleas abiertas.
Las asambleas abiertas forman parte de los estatutos de IU desde sus inicios. He sido militante de IU muchos años, y lo sé. Y las pedimos en su día, y no nos hicieron caso. El argumento que esgrimieron los dirigentes del PCE es el mismo que ud parece defender: "pueden venir fachas a votar a nuestras asambleas y decidir con su voto las listas electorales". Reflexione, por favor. Este argumento es de tan poco peso que no merece detenerse en él mucho: 1) Si eso llegara a pasar alguna vez, mil modos distintos se me ocurren de remediarlo. 2) Mil modos se me ocurren de evitar que eso llegue nunca a suceder. 3)Dudo mucho que a nadie se le ocurra ir a reventar una asamblea de otra organización por las bravas.
Por último, insiste ud en la misma idea de que alternativas como las primarias (o las asambleas y listas abiertas que yo he reivindicado) son un ataque directo al trabajo de militantes y simpatizantes, y no es cierto.
1) Hay militantes y simpatizantes que les gustaría otro modo de proceder, más abierto.
2) La crisis del militante va en el lote: la desazón que produce el rechazo de los candidatos que tú, militante, has contribuido a aupa a una lista electoral no cambia gran cosa si esa lista (o esos candidatos) son rechazados en tu propia organización en una asamblea "tradicional"; o son rechazados en tu propia organización en una asamblea "abierta"; o son rechazados finalmente pasando por las urnas (bien sean dentro de listas abiertas o de listas cerradas). Pretender, como ud hace, que el modo y manera de ese rechazo democrático contribuya decisivamente al incremento de la afiliación a un partido no es real.
3) Muchas pensamos que la apertura de las organizaciones políticas a la sociedad (empezando por sus modos de financiación) contribuirían a su fortalecimiento, en lugar de a lo contrario.
Saludos.

Nicolás Durán dijo...

Primera:
Yo ingresé cuando EUiA estaba en proceso embrionario después de la ruptura con Iniciativa per Catalunya y las asambleas eran abiertas a los ciudadanos con derecho a voz y voto, pero que yo recuerde, en mi localidad el derecho al voto de los “no afiliados” se acababa en el momento de votar a candidatos y las diferentes listas (en mi localidad se presentaron cuatro listas, tres de partidos y una de independientes) que se presentaban para cargos internos locales y comarcales y para el Consell Nacional, delegados al Congreso, y cargos electos municipales.
Que las asambleas abiertas están muy bien para que el ciudadano participe, al igual que las primarias para elegir entre diferentes candidatos, pero sigue sin convencerme que sea más democrático que ciudadanos ajenos a la organización que no se comprometen y que se aprovechan del trabajo de los militantes vengan en un momento determinado a decidir la elección de los dirigentes y los cargos electos o las líneas programáticas, se podría dar el caso que en una localidad una lista de candidatos gracias a llevar a familiares y amigos podría ganar las votaciones, sin que necesariamente fueran fachas, podrían ser, exagerando, del crimen organizado, o siendo realistas, cualquier grupo con intereses varios prestos a aprovecharse de la importancia de un cargo electo, como puede ser un concejal, para aprobar planes, recalificaciones, contratos, etc., a su favor.
Yo llevo tiempo preguntándome el porqué de tanto empeño y esfuerzo en exigir cambios “democráticos” en las formas de trabajar interna y externamente de IU, tratando de incidir desde fuera, no es usado ese mismo empeño y esfuerzo en incidir desde dentro aportando ideas, propuestas y proyectos y lo más importante, dando el callo. Dice usted en su primer punto (y lo remacha en el segundo) que hay mil maneras de remediar que fachas votasen en las asambleas, y en su tercer punto se pone a “dudar” de que nadie se le ocurriera reventar por las bravas, pero dudar, apreciado amigo, no es un “remedio” o “modo” que solucione nada, en definitiva, que no cita ningún modo o remedio. Yo en cambio le he puesto diversos (y tengo más pero no quiero abrumarle) ejemplos de lo contraproducente que puede llegar a ser que gentes de fuera de la organización pudieran dirigir (directa o indirectamente) y controlar la organización, incluso con una apariencia de izquierdas. Le pondré otro ejemplo para que vea que mi negativa no obedece solo a cuestiones de interés económico o de corrupciones varias: Si tal como está organizada hoy IU, el PsoE presiona a los cuadros más socialdemócratas para que IU adopte posturas en las instituciones, digamos, más dialogantes y cooperantes o pactistas, llegando a quebrar la fidelidad de lo que representa la organización de algunos dirigentes y cuadros, pues ya se sabe que algunos lo que les va es el cargo y no lo que representa este, lo último fue lo de Rosa Aguilar

Nicolás Durán dijo...

Segunda:

¿Qué cree que podría pasar si, gracias a la “Barra Libre Total” ese partido poderoso que es el PsoE, que es más maquinaria electoral que partido, pudiera incidir directamente en las votaciones o lo que es lo mismo, la línea programática de IU? Yo se lo diré, que IU y todo lo que representa al final sería engullida por el PsoE, y encima estos sin perder un pelo en la pelea. Espero que ahora me haya entendido el porqué de mi opinión contraria a primarias abiertas o asambleas abiertas con poder de decisión para todos los ciudadanos. ¿Por qué no se pone el mismo empeño en pedir al PSoE lo mismo que a IU?
Me comentaba en el anterior post que me equivocaba en decir que las primarias abiertas a todos los ciudadanos es un ataque a los militantes, afiliados, simpatizantes y votantes de IU, y puede que tenga razón, es un ataque directo a IU para que se suicide, lo que se está predicando lisa y llanamente es la desaparición de la organización al intentar obligarle a posicionarse “unilateralmente” en una cuestión que nos divide, que no es la panacea de nada, y que a lo sumo debería ser una propuesta para debatir seria y serenamente, sin prisas y con tiempo, y más cuando IU está en un proceso de refundación donde lo que menos necesita es tener frentes internos abiertos que desunan. De lo que se trata es de democratizar los partidos, hacerlos más transparentes y participativos abiertos a la sociedad, pero que sea la voluntad de los afiliados y simpatizantes en última instancia los que decidan las líneas programáticas de la organización, y lo que los ciudadanos mejor pueden hacer para mejorar el funcionamiento democráticos de los partidos es definirse políticamente y comprometerse activamente aportando ideas y propuestas en cualquiera de los partidos, organizaciones o movimientos sociales existentes.

Miguel dijo...

Estimado Nicolás,

Por mucho que la realidad política en Cataluña sea diferente de la del resto de España, más si cabe si incluimos en esta realidad a IU, que desde sus inicios no ha sufrido apenas modificación interna de su estructura del Ebro abajo, capitaneada con mano de hierro (casi siempre) por el PCE,
¿No cree ud que es necesaria una reforma del sistema en el que vivimos, de manera que se fomente la participación y el interés por “lo político” de todos los ciudadanos y ciudadanas?
¿No cree ud que si no modificamos la actual estructura del Estado a través de nuevas leyes y normas, éste debería ser llamado en justicia sistema “partitocrático” en lugar de “democrático”?
¿No cree ud que el poder real que tienen los partidos, sus cúpulas y sus militantes, no se corresponde con el interés demostrado por los ciudadanos a quienes dicen representar, reflejado este interés en la baja afiliación y porcentaje de voto en las elecciones?
Si ud, como yo, cree que sí, que es necesario modificar este sistema “partitocrático”, caracterizado por que lo que los partidos “cocinan” (mayoritariamente de arriba abajo) lo presentan a los votantes para que se lo traguen (o no) sin más, de modo que las cotas de democracia (=gobierno del pueblo) sean cada vez mayores; si además cree que los canales de participación democrática siguen sin ser suficientes ni resultan atractivos actualmente (sin necesidad del “café, copa y puro” a los que ud jocosamente, por no decir irresponsablemente, alude), entre otras cosas porque el sistema está montado para que no sean necesarias muchas manos para hacerlo gobernable (¡qué casualidad!), y así nos ha ido, y así nos va (descontrol financiero; burbuja inmobiliaria, sunami de la construcción, corrupción rampante…); entonces, imagino, le será más fácil comprender que “algo hay que hacer”.
Los madrileños/as que piden primarias no han querido entrar al fondo del asunto. Ellos dicen que “los nombres” son importantes, y tienen razón. Los nombres y los apellidos (añado yo).
Ud, permítame que se lo diga, padece del mismo mal que los mejores defensores del actual sistema político (Ley electoral inclusive), sean del PSOE, del PP o de IU. Anguita, tan querido y respetado por muchos (incluido yo) lo resumió en el famoso “programa, programa, programa”, y se equivocó. O le robaron la idea, ¡qué más da!
No es cierto que no importen las personas en política; no es cierto que lo importante sea, SOLO, el programa. No. Las personas se equivocan, son influenciables, se dejan presionar más o menos: ¡no somos robots! Ni tampoco “mochos de escoba” que pueden figurar en más de una lista electoral sin cuidado, seguros de que saldrán elegidos concejales o diputados, en virtud de la posición que hayan alcanzado a merced de los carteles que han pegado, o de las simpatías de que gocen en la cúpula del partido (en muchos casos sha sucedido, seguro que ud conocerá algunos actuales mejor que yo). ¿Dónde queda el “programa, programa, programa” entonces?
Crítica a la “mediatización-de-los-candidatos-porque-sí”, por supuesto. Pero robots, brazos de madera y mochos de escoba, menos. Seguro que sabe de qué hablo.
Saludos.

Nicolás Durán dijo...

Apreciado Miguel, yo estoy del todo de acuerdo que hay que reformar (y no solo el funcionamiento de los partidos) para que los ciudadanos participen, para mí la participación es lo deseable, pero prefiero en lo referente al funcionamiento organizativo interno el compromiso y el trabajo, sin menospreciar su idea de asambleas abiertas, sigo opinando que estas no pueden tener el poder de decisión última a la hora de elegir los cargos internos y electos, deben ser los afiliados, y si me apura, los simpatizantes activos y bajo un control, pues si con las listas de afiliados en la mano se han producido graves problemas y enfrentamientos a la hora de las votaciones, no me quiero ni imaginar cuando el derecho al voto fuera libre total a cualquiera que se pase por la urna.

Yo no lo definiría como estado partitocrático, creo que nuestro sistema es más bien, democracia burguesa bipartitocrática. Yo no veo ningún problema que el sistema esté fundamentado por que los partidos sean los intermediarios entre las instituciones y el pueblo, yo creo que el problema es el como funcionan y como deberáin de funcionar, pero no su existencia per se.

Y desde luego que importan las personas con nombres y apellidos, está claro que un pato no tendría ninguna posibilidad electoral, ni alguien aburrido o tedioso o que en vez de provocar simpatía y complicidad provoque rechazo, etc., A mí no me interesan los que desde fuera me intenten imponer, me interesan los que compartiendo un mínimo denominador ideológico y político común, defiendan lo que democrática y mayoritariamente se ha decidido, me interesa la gente crítica, pero no desde el salón, sino al pie del cañón.

Si los que conformamos IU nos preocuparamos en volcar todos nuestros esfuerzos en que nuestras propuestas llegaran a la sociedad, si pusieramos el mismo empeño en pelear fuera como el que se ha estado utilizando dentro, en resumen, si nos preocuparamos de que el partido estuviera formado por personas que no piensen en medrar, en los cargos, en las instituciones y de finiquitar a quien no cumpla ya sería un gran triunfo, si nos preocuparamos en exigir a los dirigentes que se cumpla y que cumplan con las directrices emanadas de lo que los afiliados en las localidades deciden y votan.

Hay muchas maneras de que la sociedad participe y se comprometa, pero como te comentaba en el último post, no estoy dispuesto a que esto sea a costa del trabajo duro (incluso interfiriendo en la vida familiar) de los que si creen en un proyecto y defienden unas ideas, mientras los que dicen que tenemos que buscar las maneras de que participen, solo estarían dispuesto a eso, a ser candidatos o votar por ellos dentro de los partidos sin pagar cuota ni dar un minuto de su tiempo por el partido X.
Un partido no se mantiene por orden divina.

Miguel, hoy, no me convencerás (puede que mañana si se dieran las condiciones sí)y creo que vamos a darle muchas vueltas al asunto para llegar al final a la misma conclusión, tu la tuya y yo la mía, aunque reconozco que la tuya es buena y a tener en cuenta para un futuro que ojalá sea próximo, te adelanto que la mía es más incluyente y a día de hoy mas aceptable o asumida por la mayoría que la tuya, asambleas abiertas y máxima participación, hasta que se quiera hacer uso del derecho al voto para la elección a Congresos, cargos electos e internos.

Te agradezco tu participación Miguel, es ya de por si significativo el intercambiar opiniones contrarias o enfrentadas en este buen tono, algo que por desgracia no es lo usual ultimamente en los blogs.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails