Inicio

3 jun. 2009

No lloremos el 7-J, lo que podamos evitar hoy.

La noche electoral mientras los líderes de los dos partidos mayoritarios se afanarán en demostrar que cada uno de ellos han ganado las elecciones y los dueños de los medios de comunicación en demostrarnos su parcialidad bipartidista tan bien calculada e interesada, muchos de nosotros “puede” que la dediquemos una vez más a llorar y lamernos las heridas de una nueva derrota, o “puede” que suspiremos tranquilos y nos valga para recargarnos y darnos más fuerza para continuar la ardua y dura lucha, pero eso sí, metiendo una cuña de resistencia y ofensiva Alternativa al neoliberalismo que representan tanto el PsoE como el Pp. O también “puede” pasar que gracias a que si HOY ponemos toda la carne en el asador y chupamos el hueso hasta el tuétano el 7-J saltemos de alegría al haber logrado que los ciudadanos que nos han votado hasta la fecha se carguen la estrategia bipartidista de los dos grandes partidos, que no solo han convertido éstas elecciones en un irreal y falso debate, sino, que además, están provocando la apatía ciudadana más grande desde que se celebran elecciones. Más que partidos serios y responsables (y más con la que está cayendo) que se preocupan de los problemas de los ciudadanos haciendo propuestas y buscando soluciones, están demostrando a la ciudadanía sus miserias partidistas (campaña chabacana continuadora del “y tu más” llena de insultos y chorradas de política interna que solo interesan a los jefes de campaña para obtener Share televisivo en horario de máxima audiencia) y que a lo único que aspiran es el dar un revolcón a su partido enemigo. El Pp para que Mariano Rajoy cuando su maquinaria electoral le de los datos a pie de urna, respirar ante sus enemigos internos más tranquilo, sabedor que seguirá siendo él el Líder, aunque dependiendo de los resultados, seguramente seguirá discutido. Y el PsoE, para que Zapatero teniendo los datos reales antes que nadie, “puede” que siga (dependiendo de los resultados “puede” que después de cambiarse de calzoncillos) respirando sabedor que tendrá una legislatura que tendrá que ganar votación a votación en el Congreso y puede que también sabedor que si la crisis no se le ve el final del túnel, perdiendo el Gobierno en 2012. Yo el 7-J no quiero llorar, por eso hoy mismo voy a coger el teléfono (tengo Tarifa plana) y voy a llamar a toda mi agenda de familiares y amigos (que sé que normalmente nos votan) y les voy a recordar lo importante que es para nosotros, para ellos y para “parar” las políticas antisociales y laborales (que nos están aplicando desde la UE y que más nos van a aplicar con las propuestas fracasadas que van intentar colar los neoliberales, con el 70% de complicidad del PsoE) que el 7-J hagan un esfuerzo y acudan a las urnas a depositar la papeleta de “La Izquierda.” Si logramos un alto porcentaje de nuestro electorado, ganarnos el de las opciones que se presentan a nuestra izquierda (que si bien son legitimas y bienvenidas, no dejan de copiar la mayoría de nuestras propuestas) y provocar que un 5% de los ciudadanos que nos suelen votar y que piensan abstenerse en estas elecciones nos voten, “puede” que el 7-J muchos lo celebremos como si la selección española de fútbol (con bandera tricolor) se proclamara campeona del mundo. Sinceramente, a mi el tuétano no me gusta, pero en está campaña, aunque sea mezclado con la sopa, me pienso tomar más de dos tazas.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails