Inicio

10 mar. 2011

110km/h ¿Ahorro energético o un cebo para despistar?



Nos han bombardeado tanto los medios  de  comunicación  desde que el gobierno decidió bajar el límite de velocidad máxima en las vías interurbana a 110 km/h por la necesidad del ahorro energético, que al final hasta “casi” “casi” me han convencido. Se quejaba Zapatero en Qatar que estaba sorprendido por las críticas recibidas por una medida que aseguraba que será “transitoria” y explicaba que es necesaria para “ahorrar energía,” además de otros efectos beneficiosos para el conjunto del País, como que salvará vidas y contaminará menos. Hay algo que me huele mal de tan genial y meditaba medida del Gobierno, primero las declaraciones de Zapatero haciéndose el “sorprendido” por las críticas recibidas, parece mentira que a estas alturas de plagiar y ejecutar el programa electoral del Pp pasándolo por la derecha nos quiera hacer creer con estas puestas en escena que no esté ya acostumbrado, y segundo, que entre contratos y contratos con los jeques árabes, Zapatero nos vendía como algo positivo con la desfachatez propia en él -algunos lo llaman talante- nuestras cajas de ahorros a precio de saldo a unos regímenes que no se diferencian en nada de los caídos en Túnez  o Egipto (igual dentro de unos pocos meses –o semanas- será el primero en pedir el embargo de los bienes de estos países y el primero en pedir una intervención militar) además, que es contradictorio (y de muy cínico) hablar de ahorro energético, contaminar menos y salvar vidas remarcando y asegurando que es una medida provisional. Y me pregunto si no ha sido esta la finalidad real del PsoE con esta medida (entre otras) para que le sirviera de cortina de humo mediática para que no se pusiera en cuestión el “nuevo” expolio (el anterior fue en los 80) del patrimonio español en su especulativo viaje “exprés” a Qatar y Emiratos Árabes, en Túnez prefirió vender,  para redondear su ego mediático,  consejos que nadie le pidió dando “lecciones de ética” de nuestra “modélica” Transición.  
Reducir la velocidad para bajar el consumo, contaminar menos y salvar vidas es algo que nadie con un mínimo de sentido común puede estar en contra, y que esta medida no debería ser provisional, sino la punta de lanza de una rigurosa y eficaz “planificación” de ahorro energético y apuesta  por las energías alternativas a medio y largo plazo con la mirada puesta en un cambio radical del actual modelo económico y social, también debería de ser de sentido común. Pero esta nueva apuesta como es habitual en Zapatero no va ir más allá de meter el “miedo” (justo y administrando los tiempos) en el cuerpo de los ciudadanos para que por una banda nos desahoguemos un tiempo con la crispación a la que nos tiene acostumbrado el PsoE con sus geniales medidas, las maneras de actuar y de explicarse, y para de rebote y por cansancio o hartazgo de los ciudadanos, una vez conseguido el propósito inicial, que los ciudadanos no nos enteremos de que nos la están metiendo doblada una vez más por la derecha, acabemos resignada y acríticamente por asimilar y aceptar que lo que hace Zapatero en nombre del PsoE (como la reforma laboral, el pensionazo, la jubilación a los 67 años, el 5% de rebaja de los sueldos a los trabajadores públicos, recortes sociales, sanitarios, etc.,) en este caso para el ahorro energético, lo hace sin renunciar a sus ideales de izquierdas y por el bien de España y los españoles.

En vista que al final uno no tienen más remedio que entrar al trapo de estas cortinas de humo y previendo que el gobierno ha abierto la veda para que la sociedad española se explaye opinando hasta la próxima boutade Zapateril, eso sí, no de las causas por las que se toman las medidas y posibles alternativas, sino de cómo nos afectarán las medidas, me voy a permitir dar humildemente un par o tres de consejos para ahorrar toneladas de barriles de petróleo, a ver si con un poco de suerte se da la casualidad que algún dirigente “socialista” con mando en plaza lee esto y aunque sea plagiando llega hasta la Moncloa, y ya les adelanto que no me lo tendrán que agradecer,  lo hago porque veo que estos chicos neo-progresistas hace mucho que han perdido la creatividad, además de la razón:
Si el cambio de horario se hace por ley y es de obligado cumplimiento, pues según parece produce ahorro energético, imagínense ante el estado de necesidad de ahorrar energía ¿Cuánto ahorro obtendríamos si se aplica la ley para que el comercio en general incluidas las grandes Áreas Comerciales (transitoriamente) obligándoles a cerrar a los 8 de la tarde en verano y las 7 en invierno, cerrar los sábados a las 5 y no abrir ningún festivo al año?

¿Cuántas toneladas de petróleo nos ahorraríamos si cientos de miles de millones de fluorescentes y bombillas de todo tipo dejaran de gastar durante esas horas de apagón al día multiplicado por 4 meses prorrogables. Y ¿el gran salto en la calidad de vida y la conciliación entre la vida laboral y familiar de los miles de autónomos y trabajadores directos e indirectos (sobre 2 millones) que emplea el sector comercio? Y no crean que se perderían “consumidores” pues solo afectaría a que deberíamos cambiar el hábito de compra y no a la caja, y encima los “consumidores” (los ciudadanos) ganaríamos en “bienestar mental” pues podríamos desintoxicarnos de tanto culto compulsivo al consumismo y dedicar ese tiempo a la familia, la cultura, las relaciones sociales y recreativas, los movimientos asociativos, sindicales, etc.,

¿Cuánto ahorro energético obtendríamos si la jornada laboral fuera continua? ¿Y cuánto si redujéramos la jornada laboral a 35 horas? ¿Y si elimináramos (perpetuamente) la flota a la mitad de los vehículos oficiales en las diferentes administraciones del Estado? Y ya puestos a ahorrar por la grave situación de crisis ¿Cuánto ahorro energético se obtendría si las competiciones deportivas (como el fútbol entre otras) fueran (transitoriamente) no más tarde del mediodía aprovechando siempre la luz natural y “penalizando” el uso del transporte privado en las zonas de las instalaciones los días de competición que tantos atascos provocan? Y si la situación es tan grave, como la pintan, a veces sí y a veces no, y visto que todo será provisionalmente transitorio  ¿Por qué no se prohíben las carreras de motos y de coches (lo dicho, provisionalmente) por una temporada? Aquí no solo nos ahorraríamos los miles de litros que los deportistas gastan  en sus súper mega fashion vehículos, también millones de litros con el ahorro de los viajes de los cientos de miles de seguidores que gastan y colapsan las ciudades donde se celebran las carreras.

Si cuando hay escasez de agua, por poner otro ejemplo,  se ejecutan medidas extraordinarias que afectan a la población (incluso el derechista, xenófobo y defensor de imputados por corrupción, el Pp, legisló una pésima ley de trasvase de agua billonaria y especulativa con la coletilla del interés general) ¿porqué no se toman medidas drásticas (no tienen que ser precisamente las que propongo) para contener de golpe y de raíz el gasto del Estado en la factura energética y lograr un importante ahorro energético que sea la envidia de Europa y el mundo? No se toman porque además de que no hay una voluntad política de verdad para enfrentarse de frente a la dependencia energética exterior , a los poderes fácticos de la banca, las eléctricas, etc., el PsoE está desbordado por la derecha y al cambiarse de bando ideológico defendiendo al capitalismo más que los capitalistas ha entrado en estado de esquizofrenia, y en esta medida para el ahorro energético es donde más claramente se les ve como resuelven y en beneficio de quién sus contradicciones ideológicas, saben muy bien que la medida no la han promovido con el objetivo de obtener un ahorro energético, pues si bien se tardará en hablar de la cuantificación del ahorro y sus beneficios y sus dificultades para medirlo creíblemente, desde ¡ya! se está hablando de la espectacular subida de la cuantía de las multas. De verdad que estoy de acuerdo en todas las medidas que supongan un ahorro energético, menos contaminación y salvar más vidas, pero es que no me creo para nada las medidas del gobierno y más cuando tiene que lidiar con la mayor de las contradicciones, a saber: Si no hay reactivación del consumo no hay salida de la crisis, y si hay más consumo, se dispara la factura por el consumo (valga la redundancia) de energía, y la deuda.

En definitiva, un galimatías con el que una vez más quedan como pésimos intermediarios de las élites intentando vender ni lo que ellos mismos se creen, vendedores de ”humo” (y si este no contamina la atmosfera, sí que es muy tóxico para la izquierda y los intereses de las clases populares) que lo venden tan mal que seguro que lo notarán y muy mucho en las elecciones del próximo mes de mayo. 
Concienciación y compromiso social en pro del ahorro y la eficiencia energética con un plan planificado a medio y largo plazo, sí, tomaduras de pelo con cebo para hacernos creer que están haciendo algo contra la crisis (provisional y prorrogable) no.

1 comentario:

MENTALISTA dijo...

Buenas,
Sin duda resultaría más efectivos es otro tipo de recortes que propones.
Es Zapatero que nefasto ha resultado, que traidor, que LIBERAL.
Limitar el comercio, no había pensado en esa posibilidad de ahorro energético, y realmente no empeoraría nuestra calida de vida.
Yo he crecido sabiendo que los domingos se comía el pan del sábado y aquí estamos.
Excelente entrada.

Related Posts with Thumbnails