Inicio

20 feb. 2010

Cómo leer la revista Municipal del Alcalde (CornellaInforma) y no cagarse encima en el intento.














Estaba releyendo mientras me tomaba un cortadito nuestra colorida (y cara) revista municipal CornellaInforma (http://nou.cornellaweb.com/ca/CornellaInforma) de febrero en su versión papel (la que nos “regala” cada mes nuestro más “Electoralista” que “Socialista” Alcalde) y entre sorbo y sorbo releía tanta publicidad, propaganda y autobombo a cargo de los impuestos de todos los ciudadanos, que me preguntaba entre un pequeño apretón de tripas, cómo es posible que una revista que es para informar a “TODOS” y de “TODO”lo concerniente al municipio, de sus 30 páginas a todo color y de máxima calidad, 27 páginas están a la entera disposición del libre albedrio del Alcalde (sin contar la portada y contraportada y sus respectivas fotitos) por 3 páginas compartidas por los 6 partidos políticos que forman el Ayuntamiento, con un espacio por grupo municipal que no es mayor que lo que un periódico de los gratuitos ofrece a sus lectores en el apartado de Cartas al Director. Y me preguntaba también cómo es que el Alcalde además de manifestar esta falta de consideración a las reglas democráticas para con el resto de fuerzas políticas que forman el Ayuntamiento de Cornellá y sus derechos a participar y utilizar los medios de comunicación públicos haga posible que nunca aparezcan noticias de ciudadanos, colectivos o asociaciones del municipio criticas con el trabajo del Alcalde en particular y el gobierno municipal en general. O como por arte de magia “nuestra” revista minimiza o pasa de rondón de los problemas con propuestas con muy poco contenido presupuestario, precisamente, cuando tenemos problemas tan graves en Cornellá, incluso nos los presenta sin anteponer un mea culpa de autocrítica (como si no hubiera sido el PsC y el PsoE corresponsables de la parte que les per toca por culpa de sus políticas públicas tan semejantes al Pp en todo lo concerniente al cemento, la recalificación, la especulación y por ende el encarecimiento del precio de la vivienda y el favoritismo descarado para con los poderosos) y mucho menos, una apuesta personal del Alcalde decidida para la rectificación y la implicación en favorecer políticas de izquierdas.




La instrumentalización electoralista de la revista municipal va a la par de lo que se hace en la radio local o la web municipal http://nou.cornellaweb.com/es/index.asp?idioma=es algo que ha sido en la étapa de José Montilla como alcalde tan usual como lo es ahora norma habitual utilizada por Antonio Balmón. Por citar un ejemplo, mientras la foto y el blog (personal) del Alcalde (http://antoniobalmon.blogspot.com está en la página de inicio y primer plano de la web municipal, para poder encontrar información o datos del resto de los miembros de la corporación o de los partidos que la componen hay que gastarse las pestañas en la pantalla y dejarse las huellas dactilares en el teclado, pues en total esos datos ocupan no más del 00000,1% en toda la web, igual pasa si intentamos acceder al enlace en la web municipal para recibir vía on-line las ofertas de trabajo del ayuntamiento para el 2010, y para encontrar datos sea de Emducsa o Precsa después de mucho buscar, al final hay que dejarlo por imposible pues siempre te remiten a un número de teléfono o a una dirección postal, mención aparte merece el enlace donde se publican los datos de las elecciones celebradas en nuestra ciudad, saber a qué barrio corresponde los sectores del 1 al 6 en que se divide nuestra ciudad sencillamente, se tiene que adivinar.



Acabándome el poso del cortadillo al tiempo que acababa de cerrar la revista de Balmón (y aguantándome el segundo apretón de barriga) intenté vencer al influjo anestesiante que produce el leerla, (no me quiero ni imaginar lo que les producirá a sus fans seguidores) con ese mundo casi idílico que nos describe, descubriéndonos un futuro casi paradisiaco donde los graves problemas por lo que estamos pasando los ciudadanos de crisis, cierre de empresas, paro, embargos, marginación, pobreza, aumento de la xenofobia y el racismo, desafección ciudadana, etc., son despachados con algunas iniciativas ya practicadas (pocas, pero se agradece y aquí sí que hay que reconocerle al Alcalde el esfuerzo que ha hecho en la construcción de un servicio importante para los vecinos del barrio de San Ildefonso, con la Residencia Geriátrica Teresa Durán) y una buena dosis de buenas palabras adornando los próximos proyectos como los que se pueden leer en la revista nº 269 del mes de enero con la construcción de un campo de fútbol nuevo para el Cornellá (campo actual al que no hace mucho se le puso hierba artificial y donde se ha gastado mucho en su remodelación y mantenimiento y su entorno) mientras el Casal de San Ildefonso centro de reunión de nuestros mayores se cae a trozos por dentro y por fuera, y esto es solo un ejemplo. O se nos despacha con datos tan rácanos y precocinados como el presupuesto municipal que se ha aprobado con la coletilla del esfuerzo realizado para ayudar a paliar la grave situación de crisis cuando el presupuesto en Acción Social se ha congelado precisamente cuando más se debería haber aumentado, eso sí, apostando por continuar con las multimillonarias inversiones municipales en el ladrillo (recalificaciones, pisos caros y plazas de parquin que no se venden y lavados de cara de las calles, el asfaltado de las carretaras las suele dejar para el final de la legislatura) que en mayor medida han sido las políticas fracasadas causantes de la situación actual y con partidas millonarias en gastos superfluos, y salvo en honrosas ocasiones, en subvenciones clientelares, evitables y ahorrables. Nos intenta vender el Alcalde en su panfleto para más gloria personal llamado por ahora CornellaInforma (yo lo rebautizaría con: BalmónInforma) un futuro inmediato lleno de buenos propósitos inigualables e inimitables, cerrando antidemocráticamente la posibilidad de competir en igualdad de condiciones a todos los partidos que nos representan (y los que quieren optar a representarnos) de nuestra ciudad, al acaparar la información municipal impidiendo por tanto que los ciudadanos dispongan de información veraz, plural e imparcial, y con ello, puedan (podamos) tener una opinión formada “propia” (y por lo tanto, no mediatizada ni manipulada, o sea, libre) que nos sirva a la hora de elegir a nuestros representantes políticos.



En definitiva, leamos la revista que leamos del Alcalde y en el mes que la leamos, siempre es igual, nos quiere vender una buena gestión (personal) municipal continuamente magnificada y amplificada colgándose medallas ( aunque las buenas ideas y muchas propuestas realizadas a veces sean de otros y las haga pasar por suyas o del PsC) en lo que no ha dejado de ser un continuo cúmulo de errores constantes y cometiendo cagadas (y han sido muchas) en todo lo referente a lo que ha sido su hoja de ruta estrella electoralista desde que gobiernan la ciudad y por la que apuesta por continuar, el ladrillo y el cemento. Lo último, con la remodelación de una parte de la calle República Argentina es la continuación de la nefasta (y obsesiva) apuesta por remodelar calles y plazas que no precisan actuaciones integrales urgentes, y su constante olvido en el mantenimiento de lo que está deteriorado y requeriría su urgente reparación, es lo que más me indigna junto a las continuas remodelaciones de lo que recientemente ya había sido remodelado y que en muchas ocasiones está destrozado al poco de su inauguración. Política municipal nefasta por la mala planificación y previsión por culpa de las prisas de querer vender la piel del oso antes de cazarlo, sobre todo cuando se trabaja pensando en que están las elecciones a la vista.



Y qué se puede decir de la genial manera de solucionar estos problemas por parte del Alcalde que no sea ignorando el problema primero, para segundo minimizarlo si no tiene remedio, tercero para desviarlo a terceros si se tercia, o cuarto y lo peor de todo, y que es también una rutina habitual del Alcalde y de lo más costoso para los intereses de los bolsillos de los ciudadanos, solucionar los problemas a costa de elevar doblando o triplicando “al final” el costo de las obras vía los presupuestos y que en un alarde de cinismo son presentadas “al final” y como no podía ser de otra manera (en la revista) como éxitos.

¡Que, digo yo! que se lo debe de creer tan a pies juntillas mi antiguo compañero de batallas antifranquista (antifascista) lo bien que lo está haciendo y como nos lo está vendiendo que le ciega tanto la vanidad como para no tener una mínima sensibilidad que le haga ver la realidad de los verdaderos problemas de los ciudadanos, problemas cuya solución pasan por abandonar hábitos personalistas y electoralistas y políticas caducas tan similares a las que practica el Pp, y por realizar políticas de izquierdas y no por lo que está haciendo, rozando el populismo y propagándolo y publicitándolo como políticas de izquierdas, y si bien hay que reconocer que hay algunas cosas que si que ha hecho, y bien, nuestro Alcalde, también es cierto que durante unos cuantos años ha tenido el lujoso privilegio (al calor de la especulación inmobiliaria en la cual él ha colaborado) de tener a su disposición para hacer y deshacer uno de los presupuestos municipales más altos de la comarca.

Una vez que he escrito esto, tengo que reconocer que el último apretón que me ha dado me ha hecho ver que la próxima vez que lea la revista municipal BalmónInforma no lo debo hacer mezclándolo con un cortado, pues casi no me dio tiempo a llegar al retrete. Aunque ahora que lo pienso, a mí nunca me dan apretones los cortados.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails