Inicio

19 jul. 2009

A MÁS VUELTAS DE TUERCA NEOLIBERAL, LO LLAMAN PACTO SOCIAL.

Dicen que está negociando el Gobierno con la CEOE y los sindicatos un Pacto Social por el Empleo, dicen, pues hasta ahora solo sé que han salido dos propuestas de la patronal (abaratar el despido y con menos o nulo control judicial y rebajas de las cotizaciones a la Seguridad Social) y otra que no sé muy bien si la presentaron los sindicatos o el Gobierno donde se propone un alargamiento de las prestaciones de desempleo 6 meses más. Yo hasta la fecha lo único que veo es que las propuestas “conocidas” de la CEOE son las que están encima de la mesa de negociaciones ¿Qué se está negociando? ¿Alguien se puede creer otra cosa que n o sea que en realidad lo que se está tratando es una Nueva Reforma Laboral encubierta con la complicidad, igualmente encubierta de sindicatos y Gobierno, donde lo primero que se ha puesto encima de la mesa y en condiciones de chulo matón por parte de la CEOE es más transferencias de las rentas del Trabajo a las del Capital y más despidos fáciles y más baratos (eufemísticamente denominado: Ayuda a las empresas en tiempos de crisis y contrato laboral del siglo XXI) pero con el agravante de la CEOE de no ofrecer nada, absolutamente nada, a cambio de las grandes pérdidas que van a sufrir los trabajadores.? Yo que hace mucho tiempo que no me fio de los “socio liberales” (neo socialdemócratas) cuando de lo que se trata es de defender su supuesta línea ideológica (que se resumiría en: Pragmatismo dialogante-pactista aunque sea con el mismísimo diablo, línea que hoy se confunde con la que imponen los neocons, o sea, que al final no sé si han pactado con el diablo o es que se han convertido en el propio Ángel caído) frente a las embestidas de los poderosos, me pongo a temblar cada vez que veo en televisión, escucho en la radio o leo en la prensa el vaivén de las reuniones. Cuando se empezó a negociar los sindicatos tenían una de las bazas más importantes a su favor, que no fue otra que el propio apoyo del diablillo mayor Zapatero, cuando asumió que: La crisis no la tenían que pagar los que no la han causado (los trabajadores y los autónomos) y que su Gobierno no permitiría que los que se han aprovechado y siendo los causantes de la crisis, se beneficiaran de la situación para imponer aún más recortes a los más débiles, dicho esto, y proviniendo del que renegó como el apóstol tres veces de “Jesucristo” (la crisis) un populista que utiliza la retórica progresista y el hecho de que su imagen de moderado (buen talante) caiga bien en la ciudadanía para practicar la demagogia contenta-todos para acabar a todos-cabreando, lo dicho, me pongo a temblar al saber cómo se acabará con un final ya escrito: Más vueltas de tuerca neoliberal. Otra de las bazas con la que contaban los sindicatos (y si defendieran lo que tienen que defender y como lo tienen que defender es la baza que nunca debieron de abandonar, la organización, defensa y lucha) y que también están arrinconando en el baúl de los tristes y amargos recuerdos del sindicalismo español en democracia, es que ahora les ha explotado la crisis precisamente a los culpables de las recetas que cacareaban que sin su modelo, ningún otro mundo era posible, demostrando que han fracasado (son unos f-r-a-c-a-s-a-d-o-s que quieren obligarnos cínicamente con dinero público a todos a tragar con sus fracasos y sus ruinas privadas) y lo único que quieren es montar más burbujas especulativas para ir capeando el temporal hasta la próxima crisis donde nos volverán a hablar con buenas palabras y mejores intenciones de cambiar y regenerar al monstruo capitalista. ¿Y los sindicatos? en vez de reivindicar un modelo alternativo que priorice un modelo productivo con una economía ecológica, laboral y socialmente sostenible siendo el reparto del trabajo sus prioridades y la ayuda a los damnificados, nos encontramos a unos sindicatos paralizados y secuestrados por la voluntad de la Patronal y los más “socio-liberales del PsoE” (casi toda o tada la dirección actual del PsoE) Pero para unos sindicatos cuyas cúpulas dirigentes han sido cómplices muchas veces, sobre todo en las grandes cuestiones que más han afectado a los derechos de los trabajadores de las diferentes políticas neoliberales que han practicado tanto el Pp como el PsoE, recordarles esto, es como recordarles que un día todos tenemos que morir, o sea, que tienen tan asumido su papel de sepultureros del movimiento obrero y sus conquistas laborales y sociales que acabaran firmando sumisos a cambio como siempre de ganar las palmaditas de los empresarios (con algunos premios sindicales en alguna gran empresa) palmaditas del Gobierno (con lo mismo y con la promesa de más subvenciones o no tocar el reparto de poder de las cajas de ahorros, por ejemplo) y alguna cosilla como premio de consolación que puedan vender a sus bases y a los trabajadores para que no intenten sublevarse, como garantizar más cobertura de paro, más cursos de reciclaje, etc., o lo que es lo mismo, como siempre, aceptando las migajas a cuenta del tocomocho de que es lo menos malo, mientras la CEOE se vuelve a reír de los trabajadores a cuenta de unos dirigentes sindicalistas que quedaran retratados una vez más como inútiles para defender ninguna causa a favor de los trabajadores, y un Gobierno “Socialista” que volverá a sus cuarteles aliviados y contentos de la buena labor a favor del socialismo desempeñado. (Habría que agradecer a los socialistas del PsoE que abandonaron el marxismo para centrarse en ser más socialistas (F. González) cuanto han hecho por las ideas de Pablo Iglesias.) Que ya sabíamos que nuestro Presidente iba de farol y que al final los de siempre vamos a pagar (ya estamos pagando) con sufrimiento, dolor, lagrimas y muchos sudores el mantenernos para mal sobrevivir, y que los sindicatos nuevamente firmaran un mal acuerdo para los trabajadores en aras del mantenimiento de la Paz Social y bla, bla, bla, pues eso, ya lo sabíamos. Lo que deberán explicar a todos los españoles es, qué ceden los empresarios en esta negociación. Yo tengo claro que cuando se llega a un Pacto es porque antes ha estado precedido de una negociación, y hasta donde entiendo, una negociación pasa por que dos o más interlocutores (en este caso representan a lo más importante de la sociedad) que tienen intereses enfrentados cede algo cada parte y así se logra llegar al Pacto. ¿Y qué es lo que ceden los empresarios, me vuelvo a preguntar, cuando han ganado más que en toda la historia mientras se han dedicado a frenar las subidas salariales y precarizar el modelo productivo amenazando con: O pasar por el aro o el paro, con el chantaje de por medio con el miedo como aliado y la estrategia bien planificada: Cerrar aquí para instalarse en cualquier País con mano de obra barata y Gobiernos “sumisos.”? Y no me cansaré de decirlo ¿Qué pierden- ceden, que ofrecen los empresarios? El Gobierno, nada, cambia las partidas de aquí para allá, introduce un nuevo modelo de contratación en el Inem, hace currar a algunos funcionarios para que les haga la cuadratura del círculo de la pérdida de ingresos de la Seguridad Social, lo normal es que suban impuestos y vuelvan a amenazar con la imposibilidad de mantener el sistema de pensiones, etc., y nada los empresarios al aceptar que se alargue las subsidios de desempleo, que de hecho es lo que nos van a vender como lo más bueno, no pierden nada, y lo poco y temporal que podemos ganar los trabajadores en protección, lo vamos a perder con creces en derechos, por lo tanto, en este trío negociador hay dos jugadores que juegan con las cartas marcadas y haciéndose señas continuamente, y mientras, los trabajadores llevamos asistiendo como nuestros dirigentes sindicales todas las jugadas las pierden. ¿Mala suerte? No, pasen por la puerta del “casino” (quiero decir: donde se está negociando) que igual ven y escuchan esto de los dirigentes sindicales: ¿Y oiga…, para entrar a jugar en el casino, es obligatorio el uso de la corbata?

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails